Mi trabajo como redactora de contenidos

Muchas veces, cuando hablo con mis amigos y me preguntan por mi trabajo, al decirles que soy redactora de contenidos se quedan un poco en blanco porque no entienden bien a qué se refiere ese trabajo.

Si tú tampoco entiendes lo que un redactor de contenidos, redactora en este caso, hace, quizá debas seguir leyendo porque te aclarará muchas cosas.

El trabajo como redactora de contenidos

Una persona que se ocupa de redactar contenido para un cliente ha de ser una persona multiversada. ¿Qué quiere decir esto? Pues que ha de ser una persona que puede adaptarse a escribir de cualquier temática que se le pida.

Esto no quiere decir que haya que saberlo todo, sino ser capaz de buscar a través de las webs, o incluso a través de libros, bibliotecas, etc., la documentación que se necesita para escribir el contenido que el cliente quiere, en los términos que este quiere.

Por ejemplo, si un cliente me pide un contenido sobre orquídeas, tendré que saber sobre ellas para poder escribir con conocimiento de causa. Si pide un contenido sobre pocerías, o ferretería, tendré que adaptarme a ese lenguaje técnico y dotar al contenido de un aspecto técnico a la vez que fácil de entender.

Esto, aunque creas que es fácil, no lo es, ya que requiere de tiempo encontrar esa documentación y luego redactar el artículo y corregirlo. Por eso es que mi trabajo no es cosa de cinco minutos, como piensan algunos, sino que conlleva un trabajo por detrás que puede llevar horas hacerlo. De ahí los precios. Después la recompensa es mayor.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies