Cualquiera puede escribir, la gran mentira que se creen muchos

A lo largo de mi trabajo, muchas veces me han dicho, después de dar un presupuesto, ya fuera caro o barato, que “cualquier puede escribir”. Y yo siempre respondo lo mismo: escribir sí, pero saber escribir, no. Y es un error que muchos negocios cometen, el pensar que realmente no hace falta una persona con experiencia en redacción, en redes sociales y en Internet.

El arte de escribir bien

Hoy día hay muchos escritores, de hecho salen cada día más. Y la calidad también baja más. El motivo no es otro que, si uno está aburrido, si ve que otro por unir dos frases se pone a escribir, también él quiere intentarlo. Y claro, hay quien vale y quien no.

No es lo mismo una persona que no sabe escribir que una que tiene experiencia en ello. Igual que no es lo mismo la cultura y conocimiento que tiene una persona con una licenciatura y una persona sin el graduado escolar siquiera.

Contratar los servicios de un profesional para redactar artículos no es tirar el dinero, es invertir en tu negocio porque es lo que haces. Esa persona puede captar en las palabras la esencia de tu negocio y puede llegar con ellas a clientes. Pero para eso tienes que invertir dinero porque esa otra persona invierte su tiempo. ¿Que es caro? ¿Que por ese dinero lo haces tú? Pues sí, podrías hacerlo pero, ¿realmente lo harías bien? Quizá ese es el problema, que no valoramos el trabajo de los demás porque pensamos que un texto se escribe en un par de minutos. Pero créeme si te digo que se invierte mucho en hacer un pequeño texto porque hay que documentarse, hay que saber cómo darle esencia a ese texto, y hay que perfilarlo.

Ser redactora en Internet

Ser redactora te permite escribir de muchos géneros, de muchos productos y de muchas temáticas. Tienes que estar siempre en constante movimiento y aprendiendo cosas nuevas porque es lo que se demanda. Internet cambia casi cada día y también los redactores tenemos que hacerlo. Nos adaptamos a los lectores, hacemos que nos lean porque les damos lo que buscan. Y eso, aunque no lo quieras, tiene un coste. Empecemos a valorar el trabajo porque también esas personas dedican a su negocio varias horas al día para llegar a fin de mes y hacer frente a todas las facturas, al igual que uno hace. 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies